La obesidad: una enfermedad multicausal

Foto tomada de Freepik.com

Por: Doc. Isabella Daza Patiño

El mantenimiento del peso corporal es motivo de preocupación en las sociedades, pues, el sobrepeso es una de las problemáticas más frecuentes actualmente y es el causante número uno de muertes en el mundo. La obesidad se relaciona con diversas enfermedades, aspectos psicológicos y estéticos.

Según la OMS, el aumento de la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasas y el descenso en la actividad física que se considera como una causa principal del sedentarismo, están asociados al desarrollo de los países y por ende, influyen en el desequilibrio del peso.

En sí, son muchos los aspectos que influyen en la obesidad, entre ellos: las cadenas de comida chatarra, los facilitadores de movilidad, pero sobre todo, las nuevas tecnologías, quienes provocan efectos negativos, creando fuertes adicciones en las redes sociales y nuevas aplicaciones que día a día salen al mercado a ocupar la mayor parte de nuestro tiempo, cohibiéndonos de aprovecharlo en actividades productivas que favorezcan el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, eso, sin mencionar las repetitivas propagandas que diariamente nos muestran los medios y que nos incitan al consumo desmesurado de alimentos poco saludables.

Por otro lado, la niñez es un blanco fácil puesto que se considera un periodo frágil y de fácil aprendizaje tanto para los buenos como para los malos hábitos, en este caso los que desfavorecen la buena alimentación y a un óptimo estado de salud en general. Por ello, es importante inculcarles desde pequeños, la importancia de ejercitarse, mostrándoles las desventajas que tiene emplear el día a día a los Smartphone, televisión, tablets, etc.

Según nuestra percepción, cómo solución a esto, lo más importante es utilizar los medios de comunicación como promotores de la salud y todos los factores que giren en torno a ella, a través de campañas que impulsen el ejercicio, la buena alimentación, los chequeos mensuales tanto para niños, como para jóvenes y adultos, educando la mente, pues si tenemos una mente sana, tendremos un cuerpo sano. De esta manera, es necesario que se invierta más en la salud, para evitar muertes a temprana edad a causa de enfermedades de fácil tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *